3 Alimentos a Evitar y Cuidar durante el Embarazo ❗

Cuidado con Embutidos y Charcutería

Al igual que con los quesos blandos, existe un pequeño riesgo de que la bacteria dañina de la listeria pueda acechar en carnes frescas como el pavo y el jamón.

También se aconseja evitar los pollos asados enteros y cocidos y las pechugas de pavo si vienen en un estuche refrigerado. La listeria puede sobrevivir a las temperaturas bajas, lo que significa que todavía hay una posibilidad de que te enfermen; sin embargo, el pollo que ha sido cocinado recientemente está bien.

Evita la carne refrigerada fresca, pero puedes comerla cocinada. Si la carne está cocinada o incluso mejor recién cocinada, es segura (el calor mata casi cualquier bacteria dañina).

Te dejamos más información en el post que hablamos de las carnes y Fiambres en el embarazo.

 

Quesos Blandos

Los quesos como el feta, el queso de cabra, el Brie, el Camembert, el queso azul y el queso fresco mexicano o el queso blanco son más aptos para ser hechos con leche no pasteurizada que los quesos más duros como el cheddar o el suizo.

Existe la posibilidad de que estos quesos blandos contengan listeria, una bacteria que de otro modo se mataría durante la pasteurización. Esta infección puede llevar a un aborto espontáneo o a un parto prematuro,” según ginecólogos y expertos. Los quesos artesanales pequeños (incluso los que suenan inofensivos, como el cheddar) también suelen no ser pasteurizados.

Comprueba la lista de ingredientes para la palabra “pasteurizado” u opte por el queso cocido.

No tienes que prohibir todos los quesos de tu dieta durante el embarazo, ya sea que sean blandos o duros, es seguro comerlos siempre y cuando la lista de ingredientes diga “leche pasteurizada”.

La buena noticia es que muchos de los quesos blandos que se encuentran en una tienda de comestibles típica ahora están pasteurizados. Si estás en un restaurante y no estás segura, pídale a tu camarero que revise o que escoja un plato hecho con queso cocido, como el pollo a la parmesana. “Incluso si no está pasteurizado, si el queso se calienta hasta que se derrite o hace burbujas, entonces es seguro“, dicen expertos.

 

 

Pescados con alto contenido de mercurio

Ciertos pescados, en su mayoría grandes y de la parte superior de la cadena alimenticia, contienen altos niveles de mercurio, lo que no es bueno para la salud de nadie (embarazada o no), pero pueden ser particularmente dañinos para el sistema nervioso, los pulmones, los riñones, la vista y el oído de un bebé en desarrollo. Algunos son: pez espada, blanquillo, caballa gigante, mero, filetes de atún, lubina de agua salada y atún blanco sólido en conserva (que es más grande y, por lo tanto, tiene más mercurio que los atunes más pequeños.

Mantente alejada de los pescados con alto contenido de mercurio, pero no renuncies por completo a los mariscos y pescados. Muchas variedades, como el salmón, el arenque y las sardinas, contienen ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón, entre ellos el DHA, que, según las investigaciones, pueden estimular el desarrollo del cerebro fetal. De hecho, un estudio reciente encontró que casi el 75 por ciento de las mujeres embarazadas podrían no estar comiendo suficiente pescado con bajo contenido de mercurio durante el embarazo.

Como es evidente, estamos hablando de pescado cocido.